Navegar Categoría

Salud

clinica dental las fuentes

Cuida la salud bucal de tu hijo con estos consejos

Mantener una buena salud e higiene bucal es muy importante, especial en nuestros hijos, ya que eso evitará problemas a futuro. Además, inculcarles una buena higiene desde muy jóvenes hará que mantengan la rutina de adultos. Crearles este hábito es muy importante y hará que luego, no sufran ningún tipo de enfermedad bucal o problemas relacionados con estas.

Una buena limpieza dental no tiene que ver únicamente con el cepillado, influyen otros factores como el hilo delta y el enjuague. A continuación, te daremos algunos consejos que permitirán que tu hijo mantenga una buena salud bucal.

Mantén la salud bucal de tu hijo con los siguientes consejos

Estos son unos consejos bastante básicos, pero que han demostrado ser muy efectivos para mantener la mejor salud bucal posible en los niños. Si los implementas, podrás ver un cambio en su salud a los pocos días.

1. La técnica del cepillado

El cepillado es la principal arma que tenemos para mantener una buena salud bucal. Es por ello que debes enseñarle a tu hijo una buena técnica que le permita eliminar la mayor parte de bacterias que se encuentran en la boca de tu hijo.

Lo ideal es que tu hijo se cepille al levantarse, luego de cada una de las comidas y por su puesto, antes de irse a la cama. Esta frecuencia, sumado al uso de la pasta de dientes y una correcta técnica, hará que tu hijo goce de una perfecta salud, libre de bacterias y caries.

2. Enséñale a utilizar el hilo dental

El hilo dental en muchas ocasiones es el gran olvidado dentro de la ecuación. Muchas personas no lo utilizan y lo cierto es que es sumamente importante si quieres eliminar la mayor parte de las bacterias y suciedad de los dientes.

El cepillado elimina gran parte de los residuos que se pueden encontrar en la boca, sin embargo, no puede llegar entre los dientes. Para solucionar esto se utiliza el hilo dental, este fio hilo se introduce entre los dientes y ayuda a retirar esa suciedad que se acumula entre ellos.

3. Acude a un odontólogo con frecuencia

Las visitas al odontólogo pueden llegar a ser algo traumáticas, especialmente para los más pequeños. Sin embargo, esto es algo necesario, ya que el odontólogo podrá diagnosticar el estado real de la dentadura de tu hijo.

Lo ideal es que visites a tu odontólogo cada 6 meses y como mínimo, una vez al año. Esto permitirá prevenir cualquier problema que pueda presentarse y este podrá detectar fisuras o caries. Si no conoces a ningún odontólogo, en la clinica dental las fuentes encontrarás a los mejores especialistas en la salud bucal, tanto para tus hijos como para ti.

4. Reduce el consumo de dulces

Si hay algo que aman los niños son los duces y golosinas, sin embargo, el azúcar es principal causante de las tan temidas caries. Es por ello que debes reducir el consumo de azúcar y golosinas en tus hijos. Esto no significa que las elimines, pero que si controles la cantidad que ingieren.

Otra de las cosas en la que debes tener cuidado es en aquellos dulces que son muy duros. Los niños suelen tender a morderlos, esto puede causar que un diente se rompa o se agriete, así que evita darle a tu hijo en la medida de lo posible este tipo de golosinas.

5. Utiliza una pasta de dientes diseñada para ellos

Muchas personas dan a sus hijos la misma pasta dental que ellos utilizan, si bien esto no es un error tan grave, tampoco es algo recomendable. Las pastas de diente para adultos contienen unos niveles de flúor más elevados que las pastas de niños.

Este exceso de flúor puede llegar a ser perjudicial para la salud de tus hijos, así que mientras sea posible, utiliza una pasta de dientes adecuada para ellos.

6. Una dieta saludable

Una buena salud bucal también se encuentra estrechamente ligada con la alimentación. Hay alimentos como lácteos, frutas y verdura que ayuda a fortalecer los dientes. Es muy importante que empieces a introducir estos alimentos en la dieta del niño.

Con esto, sumado a la ingesta constante de agua, harás que la salud de tu hijo mejore al 100%. Evitando futuros problemas como caída o dientes débiles.