Zero Waste: Consejos para aprender a vivir sin desperdicios

Las grandes revoluciones comienzan con pequeños gestos cotidianos y en este momento el medio ambiente necesita el compromiso de todos. Si desea hacer su parte para preservar la Tierra, comience con un enfoque Zero waste (cero desperdicio) en su vida cotidiana, reduciendo drásticamente la cantidad de desperdicios que produce. Por fortuna, Oceana, una tienda zero waste le facilita el trabajo ofreciéndote los mejores productos ecológicos para su hogar.

¿Qué significa «Zero Waste»?

El término Zero Waste, o desperdicio cero, indica una estrategia que tiene como objetivo reducir o eliminar por completo el desperdicio diario. La expresión fue acuñada originalmente en 2002, durante una conferencia sobre el tema de los recursos organizada en Ginebra. Uno de los miembros del comité propuso dedicar un taller al tema y junto con otros académicos y científicos crearon el equipo Zero Waste.

El interés de la comunidad científica, las instituciones y la ciudadanía fue tal que generó muchos otros encuentros y propició la creación de la Alianza Internacional Zero Waste, que hoy sigue luchando por educar para un uso respetuoso de los recursos del planeta. La última definición oficial del movimiento, actualizada en 2018, explica los principales objetivos. La invitación es para: “Conservación de todos los recursos mediante la producción, consumo, reutilización y recuperación responsable de productos, envoltorios y materiales, sin quemarlos ni arrojarlos al medio ambiente, agua o aire”.

Los principios de la filosofía Zero Waste

Hay muchas acciones posibles para adoptar una actitud consciente hacia los recursos que se utilizan todos los días. Imagínelo como una pirámide: la base está formada por todos los objetos y materiales reutilizables. Subiendo encontrarás residuos compostables, luego los materiales que puedes desechar en el sistema de reciclaje, como aluminio, papel y vidrio. Y finalmente, en la punta, todo lo que no sea recuperable.

El objetivo es eliminar incluso aquellos restos que parecen imposibles de eliminar, que hoy terminan en los llamados vertederos. Para ello, comience a poner en práctica los principios fundamentales de la filosofía Zero Waste.

  • Reducir el consumo, desde la alimentación hasta la ropa, centrándose en la calidad más que en la cantidad.
  • Comprar productos que estén concebidos y diseñados para durar en el tiempo, elaborados sin el uso de materiales tóxicos y con envases esenciales.
  • Reutilizar lo que compras con el tiempo, evitando compras de temporada.
  • Recuperar el envoltorio y el empaque para convertirlos en artículos nuevos.

Consejos para un estilo de vida sin desperdicio

Desde el diseño sostenible hasta la autoproducción de hortalizas, existen muchos buenos hábitos para eliminar los residuos y vivir de una forma más consciente y sostenible. No se preocupe, es mucho más simple de lo que piensa; para ayudarlo, hemos recopilado algunos ejemplos prácticos para que los pruebe hoy.

10 pasos para comenzar

  • Evita los productos desechables: la próxima vez que hagas una fiesta en casa, en lugar de comprar platos, vasos y cubiertos de plástico desechables, usa cubiertos de verdad. Si la fiesta es para niños y te preocupa que puedan romper algo, usa productos hechos de bambú o fibra de coco.
  • Compre una botella de agua: en vez de comprar botellas de plástico desechables, lleve siempre una botella para rellenar con agua u otras bebidas.
  • Elija productos sueltos: desde detergentes hasta cereales, desde frutos secos hasta pasta, hoy en muchos supermercados y tiendas puede encontrar muchos productos de barril, que se venden sin embalaje.
  • Usa la cafetera: en lugar de ceder a la practicidad de las monodosis de café, que en la mayoría de los casos no son compostables, hay otras soluciones que puedes poner en práctica.
  • Cultiva tus propias verduras: aunque solo tengas un pequeño balcón, monta tu propio huerto en casa, para autoproducir una parte de las verduras que consumes. Los tomates, calabacines, ensaladas y berenjenas crecen rápidamente y necesitan pocos cuidados.
  • Traiga su propio almuerzo: incluso si la tentación de pedir comida en la oficina es fuerte, intente llevar sus propios platillos. Además de ahorrar dinero, también mejorará tu salud.
  • No tirar, reparar: a veces por pereza, las personas tienden a tirar todos sus objetos rotos. Redescubre el placer de hacer un pequeño trabajo manual y dele una nueva vida a las cosas que parecían irrecuperables.
  • Utilice cepillos de dientes compostables: hay cepillos de dientes de bambú y materiales totalmente compostables en el mercado, que puede utilizar sin problema. Alternativamente, use los modelos con cabezales intercambiables.
  • Lleva contigo una bolsa de tela: cuando vayas por tus víveres al  supermercado o a la tienda, usa una bolsa de lona para hacer la compra. No hace falta decir que puedes reutilizarla indefinidamente e incluso puedes modificarla a tu gusto para que sea un accesorio con mucho estilo.

Los materiales naturales son más resistentes, sostenibles y de calidad, asegurando que te acompañarán a lo largo de los años.


Deja una respuesta